Tratamientos medicina estética

Es imprescindible un estudio facial detallado e individualizado. Los requerimientos son diferentes para cada persona dependiendo del grado de envejecimiento y defectos que desee corregir. Por eso, en la primera visita, se realiza un diagnóstico pormenorizado y personal de las alteraciones estéticas faciales que hay que mejorar, un estudio fotográfico y la planificación del tratamiento.

Bioplastia facial:

Técnica médica consistente en tratar de armonizar el contorno facial (mandíbula, pómulos, mentón, nariz). El material empleado es biocompatible y reabsorbible, siendo sus efectos visibles a largo plazo.

Anti-aging facial:

El objetivo del lifting facial no quirúrgico es reducir al máximo los efectos del envejecimiento facial mediante el empleo de diferentes productos (Radiesse, Atlean) y en diferentes sesiones, dando a la cara un aspecto renovado.

Toxina botulínica:

Empleo de la toxina botulínica de nueva generación para hacer desaparecer las arrugas de expresión a nivel frontal, entrecejo, patas de gallo, perilabiales, etc. Sus efectos son temporales.

Rinomodelación / Rinoplastia sin cirugía:

Mediante el empleo de productos de relleno temporales, se ocultan los defectos estéticos de la nariz, sin necesidad de cirugía, pero con resultados similares. Se realiza incluso sin anestesia.

Relleno facial:

Empleo del ácido hialurónico o hidroxiapatita, sustancias biocompatibles, con el fin de dar volumen a aquellas zonas donde se necesita, consiguiendo a su vez un efecto reafirmante.

Aumento / Perfilado de labios:

Mediante el empleo de ácido hialurónico, especialmente diseñado para su uso en los labios, se consigue un aumento del volumen de los labios de aspecto natural.

Envejecimiento del cuello:

El objetivo en este caso es reducir al máximo los defectos estéticos en ésta zona: papada, bandas platismales, arrugas horizontales, etc. mediante el empleo de los productos antes mencionados.

Mesoterapia facial:

Con plasma autólogo (PRP), ácido hialurónico o complejos vitamínicos de última generación. El PRP introducido por inyección subcutánea en forma de mesoterapia consigue reparar el daño tisular y produce cambios importantes sobre la piel envejecida: restaura la vitalidad cutánea, aumenta su grosor, recupera la consistencia elástica, mejora la afluencia vascular e incrementa la tersura, luminosidad y apariencia de la piel. Al tratarse de un estímulo biológico de la regeneración celular y no de un material de relleno, evita la aparición de asimetrías. Es el tratamiento ideal para mejorar la calidad de la piel en cualquier momento del año. Además éste tratamiento puede ser combinado con muchos otros para alcanzar el resultado ideal para cada tipo de piel y paciente.

Estetica Facial Mallorca Proudly powered by WordPress